Orden y Motivación – Mi experiencia como coachi

En esta ocasión os voy a hablar sobre mi experiencia con el Coaching y de como me ayudó a avanzar -en mi caso- de forma más ordenada ya que la motivación la llevo desde pequeño. Agradezco en este caso y dedico este artículo a Alfonso Martín mi Coach quién me preguntó si quería escribirle un feedback sobre lo vivido con él. El resultado lo tenéis a continuación:

La situación actual después de haber emprendido una vez, haber vendido mi parte del negocio y volver a emprender con ideas más claras de lo que quería “trabajar donde y cuando quiera” algo que solo podría conseguir trabajando con internet y por supuesto siendo mi propio jefe (o en su defecto tener muchos jefes donde elegir)

A nivel económico no estaba muy pomposo pero ya empezaba a estar más tranquilo a final de mes, aun así, el problema que veía es que apenas disponía de tiempo, dedicaba mucho a trabajar pero no le veía el retorno a esa inversión. No monetizaba.

No trabajes duro, trabaja inteligentemente

No trabajes duro, trabaja inteligentemente

En la primera sesión de coaching me llevé algo muy claro, perdía mucho tiempo por falta de organización, tanto a largo como a corto plazo, o dicho de otra manera, tanto en proyectos como en el día a día. La solución vino gracias a la observación, ¿qué me hacía no usar ese tiempo de forma efectiva? La respuesta inmediata con respecto al día a día fue clara, pasaba mucho tiempo abriendo el mail, abriendo redes sociales y cambiando lo que estuviera haciendo por recibir una llamada de teléfono. Con respecto al largo plazo también, los proyectos de más envergadura solo podrían llegar a su fin trazando una linea de trabajo con pequeñas metas que fueran haciendo el trabajo menos pesado, usar el “divide y vencerás” que tanto me inculcaron en clases de análisis y programación y que no me perdiera en tan largo camino.

Este digamos que fue el principio, empezamos a trabajar en mi meta, aquello que quería alcanzar “la libertad” que ni era medible, ni tangible, así que tuve que darle bastante al coco hasta llegar a lo que quería, medible y alcanzable en el tiempo. Trabajar donde y cuando quisiera necesitaba de una estabilidad económica y un soporte móvil… A por ello…

Algo que me llamó la atención en una sesión con Alfonso fue que me preguntara “¿Por qué quieres dar sesiones de coaching si lo tienes todo tan claro?” lo cual me dejó un poco a cuadros, era cierto, tenía las cosas muy claras, eso ha sido así desde pequeño. Pero la respuesta estaba clara, la ayuda de un profesional que sepa enseñarte a organizar tu tiempo era crucial para no alargar el despegue que estaba por llegar.

Después de ejercicios (como ponerme unos calcetines todos los días a la misma hora durante semanas) no fueron del todo mal, algunos más llenos de psicología que otros, que aún guardo en una libreta.

Como resultado fue que mi avión despegó, aprendí a observar, no solo a mí, sino a grandes empresarios quedándome con lo que me gustaba de ellos, aprendí a organizarme mejor los proyectos a largo plazo, de hecho tengo ya el año laboral planteado a grosso modo y a meses vista bastante bien trazado. También aprendí a ver el trabajo que hago con lo que realmente me gusta en mi vida personal, ya no vendo software, sino soluciones informáticas a personas que tienen problemas de organización y tiempo 😉.

Así que sin más, os recomiendo que si tenéis oportunidad contactéis con algún coach, os dejo la web de Alfonso Martín (web por la que nos conocimos) y os toméis un café con él.

Ya sabéis de mi experiencia… y vosotr@s ¿tenéis algo que contar?

 

 

 

 

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *