El camino es uno mismo

Ya lo decía Antonio Machado “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.” Es así como comienza este pequeño capítulo de este que no quiere ser más que un simple ensayo.

Mucha gente se queja de lo difícil que son las cosas y de lo mal que están, son los mismos que se quedan frente al sofá viendo la televisión. Los podrás reconocer por frases más o menos como estas: “Es que no tengo tiempo”, “Este gobierno nos está hundiendo”, “Me faltan horas al día”… por poner algunos ejemplos de los menos tóxicos, si quieren ser más abrasivos podrán ser: “No podrás hacerlo”, “¿Eso para qué?”, “Muchos antes que tú lo intentaron”, “Si fuera tan fácil ya lo habrán hecho otros”… ¿Te suena alguna de estas frases?

Con respecto al tiempo, está claro que si otros han podido, cada uno de nosotros puede, es cuestión de organizarse el tiempo, nos sorprenderíamos de lo que 30 min al día dan como resultado en un par de meses aplicando este mínimo esfuerzo, ni que decir de 2 horas diarias. Así que esta parte directamente la omitiré ya que dará para trabajar un capítulo entero. Pero si voy a tratar frontalmente el problema de cargar a las circunstancias nuestros quehaceres.

camino-que-andar

Todo gran camino se comienza por un sencillo paso

El Gobierno nos ha podido poner más difícil si aún cabe el trabajar como freelance (una suerte de mercenario actual, llámese Autónomo) sin embargo aún tenemos algo que jamás nos podrán quitar, la voluntad y nuestro tiempo.

Así que si quieres ver cambio, antes de nada tendrás que dejar de hacer lo de siempre, es normal, como dice Miguel Duró y si me permites la expresión, si comes naranjas… ¿qué vas a cagar? ¡No querrás cagar tomates!

Pues eso, si queremos que algo cambie a nuestro alrededor, tendremos que empezar por nosotros mismos, no esperes que otros lo hagan, no temas equivocarte, la vida es un continuo reto, pura competición y ayuda a los que se esfuerzan y arriesgan. Todos ellos serán recompensados de una u otra forma.

Aunque no lo creas, todo está continuamente en cambio y aunque te mantengas en estado latente como un reptil al solecito, el resto del mundo seguirá girando, por lo que al final queda evolucionar o convertirte en fósil.

No trato de moverte, yo no puedo hacer nada. Entiende que quien puede hacerlo eres tú, mis palabras solo hablan desde la experiencia de haber creado movimiento en diferentes proyectos.

Así que la pregunta es la siguiente… ¿Ahora que lo sabes… qué harás?

Te puede interesar:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *