¿Dónde estoy?

Que el tiempo va pasando… es algo irremediable, que hay que despedirse con un hasta siempre por no saber la vuelta, es algo que algún día llega.

Días como el de hoy, en el que te despiertas y lo único que medio reconoces es a tí mismo frente al espejo, ese que te devuelve a una realidad, esa en la que te hace recordar que para no volverte loco te hace respirar, te hace presente. Es lo único que te queda. El ahora.

Podrás caminar por lugares desconocidos, descubrir nuevos elixires que tomar, pero nada te hará brillar más que una dama a la que amar. Que te dé fuerzas para continuar, para seguir respirando y bañarte en el sol primaveral, en sentir la brisa fresca que continua en esta tierra y continuará algunos meses más.

Tanto tiempo queriendo sentirme nómada y ahora que me siento, llega la añoranza por lo inamovible, por aquello que permanece durante los tiempos, paso de culturas pero ahí sigue.

 

Te puede interesar:

  • Otros artículos de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *